El Negro: buscaba ser una figura del futbol, pero acabó en el imperio del huachicol

El Negro es un joven de diecinueve años perteneciente al estado de Veracruz, que en unión con El Flaco, su hermano de diecisiete años, lideran una cuadrilla de huachicoleros que distribuyen hidrocarburo al grupo criminal Los Zetas.

Este huachicolero tiene una de las tareas más difíciles, vigilar que ninguna autoridad se acerque mientras llevan a cabo la labor de ordeñar líquido en tomas clandestinas.

El Negro contó cómo es vivir en las filas del huachicol para el medio La Silla Rota; comentó durante la delicada entrevista que no podía revelar muchos datos, incluso cambió su alias para no ser identificado.

El detractor confesó haber entrado al negocio tras una propuesta que le pareció muy retributiva.Desde hace tres años comenzó su labor como halcón, es decir, cuidando que nadie mire mientras llevan a cabo el robo; su puesto le dejaba ganancias de mil 500 semanales.

Esta es la manera en que detalló el puesto de cada uno de los integrantes de las células huachicoleras.

Hay gente que nada más escarba; otros van, hacen el orificio en los ductos y ya conectan la manguera. Los que ordeñan conectan las mangueras y las sellan para que no se les vote, después ya llega la gente con las pipas y los galones, y empiezan a cargar. Por lo regular en la noche”.

Admitió que su sueño era ser futbolista pero la falta de recursos no le ayudarían en su intento por destacar en la filas del deporte del balón-pie.

Para eso se necesita suerte y palancas”.

Además se suma al caso de jóvenes de bajos recursos que, por falta de ingresos, se ven obligados a entrar al crudo mundo del narcotráfico, venta ilegal de armas, secuestro, extorsión y robo, mafias que son lideradas por Los Zetas. Según El Negro, el huachicoleo es la única que parece más viable para no ponerse en peligro.

Andar de huachicolero es un poco menos arriesgado que si te metes a secuestrar o a levantar gente. Los huachicoleros les pasan gasolina a Los Zetas para que les den permiso de vender y no les hagan nada. Los Zetas cuidan a los huachicoleros. Les vienen tirando paro”.

En un día su equipo llena más de dos pipas de 20 mil litros, líquido que estima una ganancia de más de millón y medio de pesos.

Después de ser extraído, cada una de las pipas es custodiada por dos vehículos, uno por delante y otro por detrás; el hidrocarburo es vendido a diversos empresarios, dueños de gasolineras y público en general por el precio de diez pesos por litro. A los Zetas se les tiene que proporcionar libremente para mantener la paz y para que funjan como guardaespaldas de la labor.

 

Municipales y elementos de tránsito están dentro de la organización; cuando un policía federal o elementos de ejército y marina detienen a un huachicolero, sólo lo golpean, cuenta El Negro. Para no ser encontrados en flagrancia la célula tiene un grupo de Whatsapp donde Zetas, Policías y huachicoleros se unen para darse ‘el pitazo’.

Con información de La Silla Rota

Anímate a comentar. ¡Queremos saber tu opinión!

comentarios

Powered by Facebook Comments

Encontrado y Republicado por OKeit.net ,Todos los derechos son del autor.

NO DEJES DE VER