ENTREVISTA: Hermosillense formó parte del equipo mundial que fotografió un agujero negro en el espacio

Hace unos 10 años, cuando estaba a la mitad de su carrera en Ingeniería Mecatrónica, Sandra empezó a escuchar de un ambicioso proyecto internacional. De concretarse, estaría destinado a marcar un antes y un después en la observación astronómica.

La comunidad científica había aceptado unas décadas atrás la existencia de los agujeros negros. Incluso Albert Einstein los había descrito, pero nunca se había visto uno. El Telescopio de Horizonte de Eventos (EHT, por sus siglas en inglés) tenía como misión capturar el primero.

A la hermosillense Sandra Guadalupe Bustamante González le interesó la Astronomía desde que tenía 9 años de edad. La cautivó una frase que escuchó de uno de sus guías, en un campamento de scouts en su ciudad.

«La luz que estamos viendo de las estrellas es la luz del pasado, porque las estrellas están muy lejos», recuerda Sandra, en entrevista vía telefónica desde Massachusetts, Estados Unidos, donde reside desde hace un año.

La Astronomía se convirtió en su área predilecta de estudio, pero como esa carrera no se oferta como tal en Hermosillo, decidió seguir el consejo de una de sus profesoras. Pareciera que hubiera ido en otro camino, pero estaba segura de que como ingeniera en Mecatrónica también podría cumplir su sueño.

Cambio de rumbo

En ese tiempo seguía de cerca las noticias sobre los Rover, vehículos que eran enviados a Marte para explorar se planeta. Hasta entonces, Sandra creía que la Astronomía era la única profesión que la llevaría a participar en esos proyectos, hasta que habló con su maestra.

«Ella me guió a que estudiara Mecatrónica para poder aprender todo lo que es la ingeniería y realizar la maestría en Astrofísica; ya realizando la maestría es más fácil encontrar proyectos de ingeniería dentro del área de Astronomía. Ese fue el camino que tomé», relata.

Durante su carrera, pudo asistir dos años a un campamento en Astronomía de la Universidad de Arizona. Con estancias de una semana en Mount Lemmon, aprendió más sobre esta área, de telescopios y otros instrumentos para hacer observaciones.

Y con esta experiencia como base, al final de su carrera en el Tec de Monterrey estudió de intercambio en Arizona, donde se inscribió en materias optativas relacionadas con Astrofísica y observación astronómica.

Ya graduada como ingeniera, Sandra dejó Hermosillo para irse a Puebla, a estudiar una maestría y especializarse en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (Inaoe).

Este centro de investigación, dependiente del Conacyt, es una de las instituciones más importantes del País en esa rama científica. Ahí se inauguró, en la década pasada, el Gran Telescopio Milimétrico (GTM) Alfonso Serrano.

Sincronizan telescopios

Hace dos años, en abril de 2017, el GTM se sincronizó junto a otros siete radiotelescopios instalados en la Antártida, Chile, España y Estados Unidos para lograr el objetivo, el mismo que Sandra había escuchado cuando estudiaba la universidad: Lograr la imagen del agujero negro.

Al sistema de ocho radiotelescopios se le dio el nombre de Telescopio de Horizonte de Eventos, y en él participaron unos 200 científicos de todo el mundo en el proyecto. De ellos, estuvieron alrededor de 40 mujeres, con Sandra incluida.

Otra joven científica, Katie Bouman, estadounidense de 29 años, fue quien ideó el algoritmo que hizo posible el ansiado resultado.

Einstein, Hawking y Newton

Ni Einstein ni Stephen Hawking ni Isaac Newton vivieron el tiempo suficiente para ver la primera imagen, pero finalmente el miércoles pasado el mundo conoció el agujero negro, dos años después de la complicada sincronización del EHT y del procesamiento de la información.

«Viene siendo justo el punto en donde la luz ya no puede escapar de la gravedad que produce el agujero negro, por eso es que vemos oscuro el agujero negro, porque deja escapar la luz», explica Sandra.

En su maestría, la sonorense realizó su tesis con un proyecto relacionado con el GTM Alfonso Serrano. Ello le permitió ser parte del equipo cuando se realizó la histórica observación, como una de las personas encargadas de la preparación y monitoreo de los receptores.

Sobre el significado para el campo astronómico de esta imagen, señala: «Después de todos estos años de estar mejorando lo que son los instrumentos, de estar agregando más telescopios al sistema que se utiliza, por fin se pudo observar y distinguir lo que es el agujero negro. Eso es parte del hito histórico que alcanzaron los científicos».

Gran significado

Pero si para la ciencia representa un acontecimiento de gran relevancia, para Sandra tiene un significado muy especial. Sobre todo, cuando recuerda aquel campamento bajo las estrellas, cuando era niña.

«Para mí, es un sueño hecho realidad. Incluso mi currículum dice que uno de mis objetivos de vida es poder participar en un proyecto internacional que pudiera ayudar a la comunidad científica. Con esto creo que ya lo cumplí», expresa entre risas.

Sus objetivos en la observación astronómica no terminan con el agujero negro, pues está a la espera de ser aceptada en un doctorado en la Universidad de Massachusetts, para especializarse más y, en el futuro, también contribuir con México en el avance de esta ciencia.

Y es que eligió esa universidad porque tiene un convenio con el Inaoe para el manejo del Gran Telescopio Milimétrico, por ello, asegura: «Espero que mi futuro sea estar más dedicada al GTM. Espero sí poder seguir contribuyendo en la investigación mexicana».

Source link

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Loading…

0

Comentarios

0 Comentarios

16 personas que no pensaron antes de publicar en redes sociales y terminaron perdiendo sus empleos

Este chico me estaba acosando todos los días durante 4 años de secundaria, pero luego obtuve mi venganza