Connect with us

Hi, what are you looking for?

WTF

La historia de “Topito”: Pasó de vivir en un colchón roto a tener una familia. Sobrevivió a la calle

Actualmente, y a pesar de que la se ha generado mucha más conciencia en torno a la tenencia responsable de mascotas, todavía existen muchos de ellos que deben soportar la indiferencia de la calle y salir adelante bajo sus propios medios. Pero claro, como existen personas que los abandonan, existen otros seres humanos de gran corazón que los rescatan y les dan una segunda oportunidad. Ese es el espíritu que la ONG “Proyecto 4 Patas” le pone a cada rescate: darle una segunda oportunidad a algún animal que necesita de sus manos para volver a ser feliz.

Ya hace más de 15 años, que ‘Proyecto 4 Patas’ funciona para proteger y rescatar a todos los animales que son notificados por sufrir algún tipo de daño, accidente, abandono o la dureza de vivir en situación de calle. Ellos les dan un terreno donde vivir, alimentación y los mejores cuidados hasta que llega el momento de ser adoptados.

Instagram @proyecto4patas

En ese sentido, una de las tantas historias que han logrado emocionar a sus miles de seguidores, es la de “Topo”, un perrito que fue encontrado junto a “Gigo” en un colchón de una esquina de Argentina y que hoy se encuentra completamente rehabilitado y con una hermosa familia que lo adora.

Para saber más sobre la historia de estos perritos, Upsocl se puso en contacto con Brenda Alderete –voluntaria de ‘Proyecto 4 Patas’– que estuvo presente en el rescate de ambos canes y que nos contó de la forma en que llegaron a sus vidas a la fundación.

“Con Luciano, que es el dueño de proyecto, recibimos el alerta de un perro que se llama Florencio –en Florencio Varela, Argentina – que es otro caso y yo justo estaba terminando mi turno en el refugio, entonces me dice ‘mira surgió una alerta’ y siempre que se puede ir de a dos es muchísimo mejor porque nunca se sabe como se puede comportar el perro, por ejemplo si es agresivo o se escapa. Una vez que lo fuimos a rescatar, tipo a las 10 de la noche, nos pasan el alerta de estos dos perros que son “Topo” y “Gigo”. Entonces Luciano me dice, ‘bueno si quieres vamos a buscar’ y le digo ‘si obvio, ya que estamos acá, vamos a buscar otros dos más’”.

–Brenda Alderete para Upsocl–

Fue entonces, que se encontraron con el panorama inicial: dos perritos en aparente estado de desnutrición y con un nivel de sarna muy avanzado. 

 

“Llegamos al lugar y estaban los dos en una esquina, en un colchón, el negro y el marroncito. En ese momento nosotros pensamos que capaz que eran la madre con el hijo, pero bueno finalmente eran dos machos. Al momento de agarrarlos estaban muy a la defensiva, muy asustados. Aparte justo en días anteriores, había llovido un montón así que los vecinos les habían armado como una especie de “casita” con bolsas y un colchón para que estén ahí refugiados. Agarrar al marroncito –que es “Gigo”– fue más fácil porque era más sociable, en cambio “Topo”, que era el negrito, estaba más a la defensiva y se notaba que era un poco más joven, así que nos costó agarrarlo”.

–Brenda Alderete para Upsocl–

Instagram @proyecto4patas

Finalmente, y tras una lucha por llevarlos a casa, Brenda nos cuenta que fue ella quien vivió con Topo y Gigo durante casi dos meses en su casa. Al ser preguntada, nos comenta que tomaron esta decisión debido a que el terrero de ‘Proyecto’ estaba colapsado y no tenían espacio para ellos, aparte, no sabían cómo podían reaccionar ante la presencia de otros animales.

“En estos casos, al estar tan maltratados, golpeados, con tanta indiferencia, hace que cueste un montón que ellos confíen en uno. Por ejemplo, ellos dos eran bastante desconfiados. Las primeras semanas les daba de comer y me alejaba para que comieran sin sentirse amenazados. De a poco van entrando en confianza”.

–Brenda Alderete para Upsocl–

Luego de casi 4 meses en el refugio, ambos pudieron ser adoptados pero fue por separado. “A pesar de que en muchos casos, hay adopciones puntuales en que tienen que ser de a dos porque no se pueden separar, en este caso, ellos dos individualmente se manejaban bastante bien”.  Mientras ‘Gigo’ (el marroncito), tuvo la suerte de ser adoptado por una chica y vivir muy feliz de inmediato, en el caso de Topo, le costó encontrar su hogar definitivo ya que, luego de su primera adopción, fue devuelto al refugio.

Según nos cuenta Brenda, “Topo pasó otro tiempo en el terreno, y a principios de este año, lo adoptó otra familia y ahora ya está en otra etapa. Los perritos que son adoptados después tienen una super vida”.

Instagram @proyecto4patas

Desde la ONG, le hacen seguimiento a todos los perros que regalan, es decir, ninguno queda regalado al azar, y las familias que deciden llevarse a uno a casa, se deben comprometer a cuidarlos y castrarlos de ser necesario.

View this post on Instagram

Punky en situación de calle Punky recibiendo un trato digno (como todos los animales deberían recibir) “Cuando la voluntad existe hay mil recursos” ♥

A post shared by Proyecto 4 Patas (@proyecto4patas) on Aug 23, 2020 at 6:00pm PDT

Sin duda, una hermosa historia –que como tantas otras– ‘Proyecto 4 Patas’ se encarga de darle un final feliz.


Comentarios

0 Comentarios

Click to comment

Deja un comentario

Deberías ver..

WOW

Internet, Mon Amour El pisoteo de Venecia muestra por qué el turismo debe cambiar ¿Es COVID-19 el punto de inflexión para la telemedicina? Wall...

Coffee

Gana cosas interesantes apoyando a tu comunidad. DE INFORMES DEL PERSONALREVISTA BARISTA ONLINE Necesitamos buenas noticias en este momento, algo que esperar. Y la...

Coffee

¡Dios mío, Marco le está dando al ganador de esta semana algo enorme! DE INFORMES DEL PERSONALREVISTA BARISTA ONLINE Día 3.964 de cuarentena (parece):...

WOW

¿Por qué las reaperturas se ven tan diferentes en todo el mundo? Mataderos alemanes: el alto precio de la carne barata ¿Cómo surgen y...

Publicidad

Podcast

Podcast

Una serie que deben de.ver definitivamente. Super recomendable no solo para los que les gusta el fútbol para todos los seriefilos. Como yo!. —...