Perrita de servicio ama divertirse con las princesas de Disney. Gran felicidad con Ariel y Cenicienta

Nala, es una perrita de servicio y trabaja arduamente todos los días. Entonces, cuando finalmente tiene un momento para relajarse, ella lo disfruta al máximo. Y la verdad es que se lo merece. 

La perrita tiene un lugar favorito, donde sabe que va a pasar un buen rato asegurado: Disney World. Ya se ha convertido en una tradición junto a su dueña Megan Leigh. Incluso ambas tienen orejas de Minnie.

Instagram/helperdognala/

«Siempre me ha encantado Disney. Antes de tener un perro de servicio, mi salud me impedía viajar de manera independiente. Así que ahora puedo ir a Disney y divertirme porque Nala me ayuda a ser más independiente «, dijo Leigh a The Dodo. 

Y Nala comparte esta pasión con su amiga humana y adora poder visitar todo el parque con ella, disfrutando los juegos y conociendo a sus personajes favoritos. En verdad su felicidad es tremenda, su rostro no puede esconder su goce. 

Instagram/helperdognala/

Pero lo que más disfruta Nala es compartir con las princesas de Disney. Sus partes favoritas son el Magic Kingdom. Le encanta conocer y saludar a los personajes, ve y saluda, es una recompensa divertida para ella”, contó Leigh. 

Y las princesas la aman, ya la reconocen y juegan siempre. La tratan como una celebridad y se alegran de ver a Nala. Especialmente Ariel y Cenicienta. 

Instagram/helperdognala/
Instagram/helperdognala/

Leigh está agradecida por todo el trabajo duro que realiza Nala y siempre se asegura de que se sienta cómoda y protegida del frío. «Somos mejores amigos y un equipo. Ella me ayuda, yo la ayudo. Un equilibrio es importante en los perros de trabajo. Por eso creo que es tan importante que ella también se divierta en Disney”, dijo Megan.

Instagram/helperdognala/

 

 

 

 

Source link

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Loading…

0

Comentarios

0 Comentarios

Cientos de manifestantes reclaman que Cachemira sea un país independiente

En esta cárcel, los reclusos pueden adoptar a los gatos de un refugio, alimentarlos, jugar con ellos y hasta tejerles prendas