Connect with us

WOW

Por qué los atletas olímpicos no marchan detrás de su propia bandera en la ceremonia de clausura

Published

on

Ervin Zador de Hungría es sacado de la piscina con sangre saliendo de un ojo cortado, mientras un partido de waterpolo con la Unión Soviética se convirtió en un caos en los Juegos Olímpicos de Melbourne de 1956. Los Juegos se desarrollaron en un tiempo volátil y, gracias a la carta de un joven de 17 años, terminaron con una nota de unidad.

Cuando terminan los Juegos Olímpicos, los atletas no repiten el desfile altamente reglamentado de la ceremonia de apertura. Para el cierre, se acercan, mezclándose con otras nacionalidades. Todo es parte de un plan ideado hace 65 años por un adolescente. A pesar de que se le atribuye haber salvado a los Juegos del desastre, durante décadas pocas personas conocieron su nombre.

Advertisement

En la ceremonia de clausura, los atletas caminan «en masa y sin ningún orden en particular», dicen los funcionarios de los Juegos de Tokio, lo que hace que el desfile final sea mucho más informal y relajado que la apertura con mucho guión. En la ceremonia del domingo, los atletas olímpicos entraron, charlaron con otras delegaciones y se detuvieron para tomar fotos juntos, mezclando los colores nacionales.

Entonces, ¿por qué los a menudo aburridos Juegos Olímpicos decidieron aceptar la aleatoriedad?

«La idea de que todos los atletas desfilen sin orden proviene de un joven chino, John Ian Wing, un aprendiz de carpintero en Australia para los Juegos de 1956 en Melbourne», dijeron los organizadores de Tokio en sus notas para la ceremonia de clausura. «Antes de estos Juegos, los atletas siempre habían marchado detrás de su abanderado, como en la Ceremonia de Apertura».

Advertisement

La idea fue provocada por una crisis internacional

Los Juegos de Melbourne de 1956 se tambalearon hacia el caos en lugar de la unidad, ya que la discordia internacional se desbordó en el escaparate de los atletas. En Europa, las tensiones de la posguerra alcanzaron un nuevo pico cuando comenzaron los Juegos, con la Unión Soviética enviando tanques a Hungría para aplastar un levantamiento nacional. En otros lugares, Egipto e Israel estuvieron en el centro de la crisis de Suez, lo que provocó boicots por parte de Egipto, Irak y Líbano. China también boicoteó debido a la inclusión de Taiwán (como «Formosa-China»).

Incluso antes de que comenzaran los Juegos, los organizadores habían recibido llamadas para cancelar los Juegos Olímpicos. Suiza, España y Holanda también boicotearon. Algunos países que participaron ordenaron a sus atletas que no se mezclaran con otras delegaciones en la Villa Olímpica, según el Museo Olímpico de Alemania.

Advertisement

Luego vino el infame partido de waterpolo «Sangre en el agua», un concurso entre Hungría y la Unión Soviética que se volvió cruel. Cuando estalló la violencia en el agua, la escena amenazó con convertirse en una pelea sin cuartel entre los atletas y los oficiales del equipo.

«El partido tuvo que ser detenido», dijo el historiador David Wallechinsky a NPR. «Había una fotografía famosa de uno de los húngaros saliendo de la piscina, con sangre corriendo por su rostro».

La fuerza soviética había llegado a Hungría a principios de noviembre, al mismo tiempo que los Juegos Olímpicos de verano, que estaban alineados con las estaciones del hemisferio sur.

Advertisement

«El equipo olímpico húngaro solo se enteró de los acontecimientos en casa después de llegar a Melbourne», como Katie Cella ha escrito para NPR «, y luego rápidamente rompió la bandera húngara con la insignia comunista en la Villa Olímpica, izando la bandera húngara libre en su lugar.»

Con los ideales olímpicos de camaradería y respeto en peligro, los organizadores se enfrentaron a un dilema sobre cómo concluir los Juegos.

Una carta anónima sugiere ‘solo una nación’

Con los Juegos de Melbourne amenazados por el caos, John Ian Wing, un australiano de origen chino de 17 años, escribió a los organizadores con su idea de cómo terminar los Juegos Olímpicos de manera pacífica.

Advertisement

«Estaba observando todo lo que estaba sucediendo y me entristeció ver que los políticos estaban usando los Juegos Olímpicos para sus ganancias políticas y los atletas eran un ‘peón’ en su juego», dijo Wing más tarde. “No tenía sentido gritar y gritar a los políticos porque entra por un oído y sale por el otro. Pero recordé un viejo dicho: ‘La pluma es más poderosa que la espada’. »

El objetivo del desfile final, dijo Wing en su carta a los oficiales de los Juegos Olímpicos, debería ser que los atletas caminen juntos, como «una sola nación».

John Ian Wing es el hombre que convenció a los oficiales de los Juegos Olímpicos para que los atletas marcharan juntos, en una demostración de unidad al final de los Juegos Olímpicos de 1956. Wing más tarde se mudó a Londres, donde permaneció involucrado con el movimiento olímpico.

Wing envió su carta anónima a Sir WS Kent Hughes, presidente del comité organizador de Melbourne. Escribió: «Creo que se sugirió que se hiciera una marcha durante la Ceremonia de Clausura, y usted dijo que no se podía hacer. Creo que se puede hacer».

Advertisement

Si los atletas de todos los países marchan juntos, dijo Wing, «habrá una sola nación. La guerra, la política y la nacionalidad serán todas olvidadas». Añadió: «Bueno, puedes hacerlo de una manera pequeña … Ningún equipo debe mantenerse unido, y no debe haber más de dos compañeros de equipo juntos».

A Hughes le gustó la idea de Wing, y fue adoptada, solo un día antes de la ceremonia de clausura.

Wing logró ayudar a cerrar los Juegos Olímpicos de Melbourne con una nota positiva. Pero su identidad siguió siendo un misterio durante décadas. Después de que fue identificado y contactado por un periodista australiano en 1986, fue honrado por el presidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch. Una calle de la Villa Olímpica de Sydney 2000 lleva su nombre.

Advertisement

«No puse mi nombre ni mi dirección en la carta en caso de que alguien pensara que era una idea tonta», dijo Wing, según los comentarios publicados por el Museo Olímpico. Después de que su idea se convirtiera en una nueva tradición olímpica, optó por no contárselo a nadie, pensando que no le creerían.

Los Juegos Olímpicos pasan de sangrientos a los ‘Amistosos’

Wing también le escribió una segunda carta a Hughes, dando su nombre y dirección, pero pidiendo permanecer en el anonimato. Fue esa nota la que, una vez descubierta, reveló públicamente la identidad de Wing.

Wing dijo más tarde que Hughes reconoció su contribución de una manera única. Poco después de que terminaran los Juegos Olímpicos, Wing le dijo al periódico The Age que estaba en el restaurante de su padre cuando un camarero le dijo que tenía una visita. Allí, un hombre con traje formal le entregó un estuche de plástico que contenía una medalla de bronce olímpica.

Advertisement

«Es del Sr. Kent Hughes», dijo el hombre mientras se iba.

Gracias a la innovación de Wing y la calma que había invadido los Juegos antes de la pelea entre la URSS y Hungría, los Juegos Olímpicos de Melbourne pronto se conocieron como los «Juegos Amistosos».

Cuando los atletas entremezclados marcharon hacia el estadio de Melbourne para la ceremonia de clausura, un enorme letrero sobre ellos declaraba: «La carrera olímpica de 1956 está en marcha. Que todos los que han estado presentes vayan a sus países de origen y que el espíritu olímpico los acompañe. »

Advertisement

Comentarios

0 Comentarios

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Comentanos

WOW

El muralista de Ahmaud Arbery recurre a la historia de Brunswick

Published

on

Marvin Weeks frente a su mural de Ahmaud Arbrery.

Advertisement

Debbie Elliott / NPR


ocultar leyenda

Advertisement

alternar subtítulo

Debbie Elliott / NPR

Marvin Weeks frente a su mural de Ahmaud Arbrery.

Advertisement

Debbie Elliott / NPR

BRUNSWICK, Ga. – El juicio de tres hombres blancos acusados ​​de asesinar a Ahmaud Arbery ha vuelto a poner a Brunswick en el centro de atención nacional. Arbery era el hombre negro de 25 años asesinado a tiros el año pasado mientras corría por un vecindario.

El artista Marvin Weeks homenajeó a Arbery en un mural que se ha convertido en un punto focal para los defensores de la justicia racial en esta ciudad de la costa de Georgia.

Advertisement

«Creo que eso es muy importante», dice Weeks. «Un lugar de reunión, ya sabes, porque mi trabajo realmente se centra en los vecindarios».

El domingo pasado, antes de la selección del jurado, unos 200 manifestantes corearon «¡Justicia para Ahmaud!» debajo del retrato de dos pisos de Arbery. Weeks lo pintó en el costado de un edificio que está siendo remodelado como centro cultural afroamericano.

Weeks dice que esto es lo que esperaba que sucediera alrededor de la obra de arte.

Advertisement

«Porque siempre hay un lugar de encuentro, un lugar para hacer la llamada y hablar sobre los problemas que están sucediendo», dice. «Creo que el mural hace eso».

El mural está adaptado de la foto de graduación de la escuela secundaria de Arbery. Está sonriendo y vestido con un esmoquin. Weeks lo pintó en una pared de tabby, que es un revestimiento fuerte, parecido al estuco, hecho de arena, conchas marinas y cal. El método fue traído aquí por africanos esclavizados.

«Pensé que era un elemento perfecto para ilustrarlo en él», dice Weeks, señalando cómo las texturas le dan a la pintura una sensación distintiva.

Advertisement

«Cuando lo miras de cerca, creo que ves caminos de diferentes cosas allí».

Una obra de arte para todo Brunswick

Weeks, de 67 años, creció en Brunswick, en una casa no muy lejos de aquí. Se fue cuando era joven para seguir su carrera artística en Florida, donde se desempeña en el Miami Arts and Entertainment Council.

Pero Weeks permanece arraigado a su comunidad de origen. Y ahora, después del asesinato de Arbery, pasa más tiempo aquí. Está planeando otra instalación de arte en la esquina cerca del mural Arbery.

Advertisement

«Esta será una obra de arte para todo Brunswick», dice. «Muestra la historia de Brunswick y la historia afroamericana no está desconectada de la historia general».

Weeks ha instalado un estudio improvisado dentro del sitio del centro cultural donde tiene grandes recortes de madera contrachapada que está recubriendo con imprimación blanca. Estos serán la base de su diseño para transformar un letrero oxidado, que quedó de un restaurante demolido hace años, en algo nuevo.

Marvin Weeks pega hojas de roble para su obra más reciente.

Advertisement

Liz Baker / NPR


ocultar leyenda

Advertisement

alternar subtítulo

Liz Baker / NPR

Marvin Weeks pega hojas de roble para su obra más reciente.

Advertisement

Liz Baker / NPR

«Será como el gran bulbo de un árbol», dice, y explica cómo las enredaderas y las ramas incorporarán retratos de figuras clave junto con paisajes del entorno de Brunswick.

«Conseguí algunas hojas de roble y las coloqué allí», dice. Y conchas de ostra.

Advertisement

Weeks recuerda con cariño crecer entre las marismas saladas de Brunswick y los robles cubiertos de musgo español. Dice que cuando era niño cavaba en su jardín en busca de fragmentos de cerámica y otros fragmentos de la historia. El pulgar verde de su madre fue una gran influencia.

«Mi madre era una amante de las flores aquí mismo en Brunswick», dice. «Ella arreglaba sus patios. Nunca pensamos que éramos pobres porque era muy rico con tantas cosas que hacíamos. Simplemente ve y planta una flor y cambiarás ese vecindario».

Encontrar historias ocultas y ‘silenciadas’ durante décadas

Ahora Weeks está tratando de cambiar a Brunswick ampliando la conversación para incluir historias que han estado ocultas o silenciadas durante décadas.

Advertisement

Despliega un retrato de una figura de la era de la Reconstrucción que quiere incluir en la instalación.

«He estado investigando Tunis Campbell y el legado que dejó a lo largo de la costa que la gente ha escondido y del que no ha hablado», dice Weeks.

Campbell fue un líder afroamericano clave: un senador estatal y gobernador militar de comunidades de personas anteriormente esclavizadas en las islas del mar de Georgia. Los antiguos dueños de esclavos eventualmente los expulsaron de la tierra.

Advertisement

Weeks dice que no reconocer todo lo que ha sucedido aquí permite que la historia se repita. Y así ve el asesinato de Ahmaud Arbery, una tragedia poco conocida cuando ocurrió en febrero de 2020.

Una camioneta era el enemigo

No fue hasta meses después, cuando se filtró el video gráfico de un teléfono celular, que Arbery se convirtió en otro nombre para llamar al movimiento por la justicia racial.

El video muestra a tres hombres blancos persiguiendo a Arbery con camionetas mientras él corre por un vecindario en las afueras de la ciudad. Cuando está acorralado, Arbery se defiende y es asesinado por tres disparos de escopeta.

Advertisement

Mural de Ahmaud Arbery.

Nicole Buchanan para NPR


ocultar leyenda

Advertisement

alternar subtítulo

Nicole Buchanan para NPR

Advertisement

Weeks dice que no pudo evitar pensar en su infancia, cuando él y sus amigos atravesaban callejones en barrios blancos.

«Una camioneta era el enemigo», recuerda.

Advertisement

Describió que cuando los niños negros iban caminando a la tienda o al parque, los blancos los pasaban en la parte trasera de las camionetas.

«Y gritarte y tirarte algo. Todo el mundo de mi edad podría decirte que ese era el miedo cuando veías venir una camioneta».

Weeks dice que cree que persiste una división racial porque la gente no ha sido honesta sobre su historia compartida y su interconexión.

Advertisement

«Todo el mundo dice ‘cállate, cálmate, los forasteros están entrando’, como si alguien viniera a contar esta historia, como si hubiera algo que esconder», dice Weeks.

«Creo que continuamos con el viejo ‘todo está bien, muéstrales a todos desde afuera que todo está bien’. No ha estado bien «.

Weeks dice que no estará bien hasta que la gente pueda reconocer que Brunswick pertenece a todos sus ciudadanos sin importar su raza.

Advertisement

Advertisement

Comentarios

0 Comentarios

Continue Reading

WOW

El baterista y leyenda local Mel Brown perdura como el humilde padrino del jazz de Portland

Published

on

Mel Brown, Festival de Jazz de Montavilla 2019

Advertisement

Kathryn Elsesser / Kathryn Elsesser Fotografía


ocultar leyenda

Advertisement

alternar subtítulo

Kathryn Elsesser / Kathryn Elsesser Fotografía

Mel Brown, Festival de Jazz de Montavilla 2019

Advertisement

Kathryn Elsesser / Kathryn Elsesser Fotografía

La familia de Mel Brown se mudó a Portland, Oregón desde Arkansas a principios de la década de 1940. Nació en 1944, el último de seis hermanos y el único nativo de Oregon. En la escuela secundaria, la habilidad de Brown para tocar la batería era evidente, y cuando tenía 19 años ya se había asegurado un concierto tocando con Billy Larkin y Delegates, el líder del soul-jazz. El exitoso disco de esa banda, «Pigmy», terminaría dándole a Brown una muestra temprana de éxito y la confianza para acercarse al baterista de Miles Davis, Philly Joe Jones, para recibir lecciones.

El boyante bolsillo de Brown era resbaladizo y ágil, lo que le sirvió bien en escenarios de jazz. Pero sabía cómo llevar el funk: George Benson y el Dr. Lonnie Smith lo contrataron para sesiones de soul-jazz y, desde finales de los sesenta hasta mediados de los setenta, se desempeñó como baterista de casa para muchas revistas de Motown, en las que una banda de la casa se quedaba quieta mientras diferentes cabezas de cartel (incluidos Stevie Wonder, Marvin Gaye y Diana Ross) entraban y salían del escenario. Brown también estuvo de gira con The Temptations durante siete años, durante la polémica era posterior a David Ruffin.

Advertisement

Cuando terminó su tiempo con los Temps, Mel regresó a Portland, donde formó una familia y se reincorporó a la comunidad del jazz creando una nueva infraestructura para apoyarla. Ese trabajo comenzó con una jam session semanal, luego conciertos semanales; Brown se encontró tocando jazz para la generación de sus padres y le encantó. Como hicieron ellos.

También abrió una tienda de percusión, ofreciendo lecciones y luego iniciando un campamento de jazz que continuó durante casi dos décadas. A lo largo de todo, Brown actuó regularmente en lugares como Jimmy Mak’s y Jack London Revue. Tanto con su septeto, inspirado en los Jazz Messengers de Art Blakey, como con su grupo de órgano B-3, fusionó la precisión de Motown con la elasticidad del bebop.

Mel Brown, Entrevistas en el Festival de Jazz de Montavilla 2019

Advertisement

Kathryn Elsesser / Kathryn Elsesser Fotografía


ocultar leyenda

Advertisement

alternar subtítulo

Kathryn Elsesser / Kathryn Elsesser Fotografía

Mel Brown, Entrevistas en el Festival de Jazz de Montavilla 2019

Advertisement

Kathryn Elsesser / Kathryn Elsesser Fotografía

En este episodio de Noche de Jazz en América, escucharemos un concierto ardiente del cuarteto de órgano de Brown del Festival de Jazz de Montavilla 2019. Y compartirá algunas historias coloridas en una conversación con nuestro anfitrión, Christian McBride (un fan acérrimo de Temptations). El hijo de Brown, Christopher, dice que él «siempre quiso ser un tipo de persona que se pone manos a la obra», lo que sugiere que su carrera es un sueño cumplido. «Es un profesional consumado», añade Christopher, «y comprende que tiene que seguir el camino y mostrar el camino».

Músicos: Mel Brown, batería; Renato Caranto, saxofón tenor; Dan Balmer, guitarra; Louis «King Louie» Pain; Organo

Advertisement

Lista de conjuntos:

  • Cuatro contra seis (Wes Montgomery)
  • Brulie (Louis Pain)
  • Hitos (Miles Davis)
  • Billie Jean (Michael Jackson)
  • La Sra. Jones y yo (Kenny Gamble, Leon Huff, Cary Gilbert)
  • Hermanos mayores (Louis Pain)
  • Estaré allí (Berry Gordy, Bob West, Willie Hutch, Hal Davis)
  • Escopeta (Autry DeWalt)
  • Blues 1 y 8 (Jack McDuff)
  • What’s Going On (Al Cleveland, Renaldo Benson, Marvin Gaye)
  • Bry-Yen / I Believe In You (Louis Pain, Don Davis)

Créditos: Escritor y productor: Alex Ariff; Anfitrión: Christian McBride; Ingeniero de grabación: Rick Gordon y Patrick Brewer; Ingeniero de mezcla, David Tallacksen; Audio de archivo e ingeniero de entrevistas con Mel Brown, James Theory; Registrador de campo, Meg Samples; Gerente de proyecto: Suraya Mohamed; Productor principal: Katie Simon; El director senior de NPR Music, Keith Jenkins; Productores ejecutivos: Anya Grundmann y Gabrielle Armand.

Gracias: Neil Matson, Ryan Meager, Kim Gumbel y Matt Fleeger

Advertisement

Comentarios

0 Comentarios

Continue Reading

WOW

Jane Goodall anima a todos a actuar para salvar la Tierra en ‘El libro de la esperanza’

Published

on

La primatóloga Jane Goodall es honrada por los logros de su vida en una ceremonia en su 85 cumpleaños en el Ayuntamiento de Los Ángeles el 3 de abril de 2019.

En Mombasa, en la costa de Kenia, hay un lugar llamado Haller Park. Las personas acuden allí para ver 180 especies autóctonas de plantas y árboles, y una variedad de animales, incluidos hipopótamos y jirafas.

El libro de la esperanza: una guía de supervivencia para tiempos difíciles, de Jane Goodall y Douglas Abrams, con Gail Hudson

Libros Celadon

Advertisement


ocultar leyenda

alternar subtítulo

Advertisement

Libros Celadon

El libro de la esperanza: una guía de supervivencia para tiempos difíciles, de Jane Goodall y Douglas Abrams, con Gail Hudson

Libros Celadon

Advertisement

En El libro de la esperanza: una guía de supervivencia para tiempos difíciles, Jane Goodall y Douglas Abrams (Gail Hudson es una autora adicional), analizan el parque como un ejemplo de cómo nuestra Tierra lesionada puede ser restaurada y curada. En un momento, el parque era «una monstruosa cicatriz de quinientos acres donde casi nada crecía» porque una empresa de cemento creó una cantera que devastó la tierra. El director general de la empresa decidió reparar el daño y poco a poco, año tras año, con el cuidado de la horticultura y la introducción de animales salvajes, la zona se fue transformando.

Empiezo con esta historia en honor al argumento contundente de Goodall de que la esperanza para nuestro planeta enfermo se galvaniza a través de la narración: es crucial, dice, que las personas, especialmente los jóvenes, sepan cómo la acción positiva aún puede revertir las aterradoras trayectorias de la crisis climática. la pérdida de biodiversidad y la pandemia mundial en curso. «Es principalmente porque la gente está tan abrumada por la magnitud de nuestra locura que se sienten impotentes», afirma Goodall. Necesitan escuchar historias de «las personas que tienen éxito porque no se rinden».

Jane Goodall es una de esas personas. Ella es la mayor experta en chimpancés del mundo; Mensajero de la Paz de la ONU; ganador del Premio Templeton 2021; activista a través del Instituto Jane Goodall y sus numerosos proyectos que ayudan a las comunidades locales y al medio ambiente; y autor de numerosos libros, el primero de los cuales, A la sombra del hombre, celebra este año su 50 aniversario.

Advertisement

Tiempo El libro de la esperanza se comercializa según lo escrito por Goodall y Abrams, eso es un poco engañoso. El texto es un hábil arreglo de conversaciones transcritas entre los dos, con Abrams hablando en primera persona y Goodall contribuyendo directamente solo con la introducción y la conclusión. Esta observación no es una queja. Al contrario: este formato tiene mucho sentido, y no porque a los 87 años Goodall necesite tomárselo con calma. Ella sigue comprometida con un horario agotador de hablar en público e interactuar con otros sobre nuestra crisis planetaria.

Abrams es coautor también de El libro de la alegría que reunió al Dalai Lama y Desmond Tutu en una conversación. Para hablar con Goodall, Abrams viajó primero a su casa en Dar es Salaam, Tanzania y luego a una cabaña en la que se alojaba en los Países Bajos; la reunión final, planificada para la casa familiar de Goodall en Bournemouth, Inglaterra, se llevó a cabo en Zoom debido a la pandemia. En esta tercera serie de conversaciones, Goodall habló con Abrams rodeada de objetos familiares y amados que ella le describió. En particular, encontré conmovedores los objetos de todo el mundo entregados a Goodall, incluida una campana hecha con el material de las minas terrestres que quedaron en el suelo después de la guerra civil en Mozambique y un trozo de piedra caliza de la cantera donde Nelson Mandela trabajó mientras estaba encarcelado en Robben Island. , Sudáfrica.

De estas conversaciones surge una hoja de ruta informativa de ideas sobre las formas en que cada persona puede ayudar a lograr un cambio positivo en el mundo. Esta guía se basa firmemente en la conciencia de lo mal que realmente se han puesto las cosas. Es bueno ver a Goodall mencionar el nacionalismo, el racismo y el sexismo en este contexto, así como las desigualdades globales en la riqueza, aunque su enfoque permanece en el medio ambiente. «Cualquier discusión sobre la esperanza estaría incompleta sin admitir el terrible daño que hemos infligido al mundo natural y abordar el dolor real y el sufrimiento que sienten las personas al ser testigos de las enormes pérdidas que están ocurriendo», dice Goodall. «Solo tenemos una pequeña ventana de oportunidad, una ventana que se cierra todo el tiempo».

Advertisement

La primera de las cuatro razones de esperanza de Goodall es el asombroso intelecto humano. Si bien un animal inteligente «no destruiría su único hogar» como lo está haciendo nuestra especie, tenemos el poder intelectual para idear nuevas innovaciones todo el tiempo, incluida «energía renovable, agricultura regenerativa y permacultura, avanzando hacia una dieta basada en plantas . «

El siguiente en la lista es la resistencia de la naturaleza, atestiguada por el ejemplo de Haller Park que ya he comentado. Goodall cuenta historias de animales traídos desde el borde mismo de la extinción, incluida una especie de petirrojo cuya población ha crecido hasta ahora de siete a 250.

La razón número tres para la esperanza es el poder de los jóvenes, desde la edad de la escuela primaria hasta la universidad. En 1991, una docena de estudiantes de Tanzania se acercaron a Goodall con preocupaciones que iban desde los mercados de animales vivos hasta la caza furtiva en parques nacionales; esta interacción llevó a la fundación de Roots and Shoots, una organización juvenil que ahora está activa en 68 países por parte del Instituto Jane Goodall.

Advertisement

La última de las razones de esperanza de Goodall es lo que ella llama el espíritu humano indomable, la capacidad que tenemos individual y colectivamente para obtener una victoria de lo que parece ser una derrota inevitable.

De alguna manera, esta sección sale un poco mal. Al recordar la parálisis parcial de la pierna de su segundo esposo Derek Bryceson como resultado de una lesión de la Segunda Guerra Mundial, Goodall habla de una tía, una fisioterapeuta, que notó en ese momento que caminaba «por pura fuerza de voluntad». Siguen otras anécdotas de personas con lesiones graves o discapacidades que viven alegremente con ellas o las superan de manera «inspiradora». No tengo ninguna duda de que cada persona mencionada fue, o es, una persona valiente. Sin embargo, no todas las personas con limitaciones físicas podrán superarlas, ni deben celebrarse solo si pueden; Las personas discapacitadas y capacitadas pueden mostrar un espíritu indomable de muchas formas diferentes.

Uno de los aspectos más agradables del libro es que Abrams desempeña el papel de un escéptico, expresando repetidamente las preguntas que se nos pueden ocurrir mientras leemos. Con respecto al poder de los jóvenes, por ejemplo, pregunta ¿qué es realmente diferente ahora que antes, lo suficientemente diferente como para darnos esperanza de cambio? Goodall responde que hoy en día, los jóvenes no solo son muy conscientes de los problemas urgentes que han heredado de generaciones anteriores, sino que también están más motivados políticamente para hacer algo al respecto.

Advertisement

Goodall habla clara y efectivamente a lo largo del libro. En un momento, ella transmite su creencia de que un «poder espiritual … parece haberme enviado a esta misión». Agrega un comentario de bienvenida, que «hay muchas personas que llevan una vida ética, que trabajan para ayudar a otros, que no son religiosos ni espirituales».

La mayoría de las declaraciones de Goodall nos hablan, o creo que deberían, hablarnos a todos. «Personalmente creo que los animales tienen tanto derecho a habitar este planeta como nosotros», dice.

Y, por preocupante que sea esta pandemia actual, «no debemos permitir que esto nos distraiga de la amenaza mucho mayor para nuestro futuro: la crisis climática y la pérdida de biodiversidad».

Advertisement

Lo más maravilloso de todo es que Goodall nos llama a cada uno de nosotros a la acción: «Usemos el regalo de nuestras vidas para hacer de este un mundo mejor».

Barbara J. King es antropóloga biológica emérita en William & Mary. Su séptimo libro, Los mejores amigos de los animales: poner la compasión a trabajar por los animales en cautiverio y en la naturaleza, fue publicado en marzo. Encuéntrala en Twitter @bjkingape

Advertisement

Comentarios

0 Comentarios

Continue Reading

Facebook

¿Búscas empleo?

Videos

Lo más visto

A %d blogueros les gusta esto: