Connect with us

WOW

El juez David Tatel habla de convertirse en el modelo a seguir para ciegos que nunca tuvo

Published

on

Ari Shapiro de NPR se sienta con el juez retirado del circuito de DC, David Tatel, para hablar sobre sus nuevas memorias, «Vision».



ARI SHAPIRO, PRESENTADOR:

Si se presentó a los argumentos en el Tribunal de Apelaciones del Circuito de DC cerca del final de la carrera del juez David Tatel, es posible que haya notado algo inusual antes de que el juez entrara a la sala. En su silla había una golosina para perros. Un asistente legal lo colocaba allí todos los días para que el perro guía de Tatel, Vixen, supiera a qué asiento estaba asignado el juez. El juez Tatel se retiró recientemente del tribunal después de casi tres décadas en el tribunal y ha escrito un libro llamado «Visión: una memoria de ceguera y justicia».

Juez Tatel, es bueno tenerlo a usted y a su majestuoso pastor alemán, Vixen, aquí con nosotros hoy. Bienvenido.

DAVID TATEL: Es un placer estar aquí, Ari. Y me encanta tu introducción (risas).

SHAPIRO: Bueno, gracias. Cuando era adolescente, le diagnosticaron una enfermedad llamada retinitis pigmentosa, que le provocó ceguera. Y durante décadas, a medida que su visión se deterioraba, hizo todo lo posible para ocultar su discapacidad. ¿Puede darnos un ejemplo de los tipos de pasos que tomaría?

TATEL: Claro. Por ejemplo, el primer signo real de una enfermedad ocular es la ceguera nocturna. La historia era que el pequeño David no puede ver por la noche. Y nadie pensó que fuera algo inusual. Me dijeron, come zanahorias y cosas así. Pero fue de mal en peor. Y una de las formas en que me adapté fue que cuando iba al cine con mis amigos un sábado, no podía ver nada. Entonces, en lugar de decirle a uno de mis amigos, oye, Bob (ph), ¿te traerías las palomitas de maíz? No puedo ver, ya que no quería admitirlo. Yo mismo conseguí las palomitas de maíz y lo hice contando los asientos mientras caminaba hacia el pasillo. Y luego me giraba y contaba las filas que subían hasta el puesto de palomitas de maíz. Tomaba mis palomitas de maíz y encontraba el camino de regreso, contando las filas (6, 5, 4, 3) y giraba a la izquierda (5, 4, 3, 2) hacia mi asiento. Así que ese fue uno de mis primeros subterfugios, y tuve muchos más.

SHAPIRO: Incluso a medida que te volvías más y más exitoso…

TATEL: Sí.

SHAPIRO: …Y alcanzado las mayores alturas del mundo legal, eliminarías las referencias a la ceguera de tu página de Wikipedia.

TATEL: Correcto.

SHAPIRO: Le preguntarías a la gente que te presente, o incluso que te nominen para puestos increíbles; ya sabes, cuando Bill Clinton te nominó para el Tribunal de Apelaciones del Circuito de DC en 1994, no mencionó tu ceguera.

TATEL: Correcto.

SHAPIRO: Y escribes, me engañé pensando que mi ceguera era irrelevante para mi trabajo…

TATEL: Correcto.

SHAPIRO: …Y mi valor. Entonces, ¿qué cambió?

TATEL: Una es que creo que es solo experiencia. Y después de 30 años en el circuito de DC, me sentía cómodo sabiendo que me conocían como juez, no como juez ciego. Pero sucedieron otras dos cosas que creo que fueron realmente significativas. Uno iba a conseguir un perro guía. Así que durante años, antes de tener el perro, usé un bastón. La gente no se te acerca y quiere hablar sobre el bastón.

SHAPIRO: Correcto (risas).

TATEL: Cuando tienes un perro, todo el mundo quiere hablar de ese perro. Y si eres una persona ciega que usa un perro, es muy, muy difícil esconderse de ser ciego. Y además, lo que descubrí fue que me encanta hablar con la gente sobre mi perro. Edie, mi esposa, me compró un letrero que está en mi escritorio. Dice, pregúntame por mi perro.

SHAPIRO: Tengo que decirte que escribes sobre muchos desarrollos legales importantes y trabajos que hiciste, pero los detalles del libro de los que sigo hablando con la gente son historias increíbles…

TATEL: (Risas)

SHAPIRO: …De tu perro guía.

TATEL: Correcto.

SHAPIRO: No sé si eso me hace superficial o qué, pero (risas)…

TATEL: No, creo que te convierte en una persona muy seria.

SHAPIRO: Gracias. Gracias, juez Tatel.

TATEL: Creo que el mundo estaría mejor si todos tuviéramos perros. Entonces eso fue una cosa. La segunda cosa que no anticipé en absoluto es cuán profundamente las memorias me exigirían pensar en mí mismo y en mi trabajo. Y cuando pensé en la ceguera en relación con el proceso de juzgar, me resultó mucho más cómodo hablar de ello.

SHAPIRO: Bueno, expresaste este temor a lo largo del libro de que si hubieras aceptado y reconocido tu discapacidad, o no te habrían dado las oportunidades que tuviste o te las habrían dado y simbólicamente. Y en retrospectiva, ¿crees que eso es cierto?

TATEL: Esa es realmente una pregunta difícil. Los modelos a seguir eran muy importantes en mi vida, pero no tenía modelos a seguir ciegos. Y me pregunto si me habría sentido más abierto y cómodo si hubiera sabido que las personas ciegas podían triunfar en los niveles más altos. La consecuencia de todo esto es que, como expliqué en el libro, dejé pasar muchas oportunidades de ser el tipo de modelo a seguir para los jóvenes ciegos que nunca tuve.

SHAPIRO: Sí. Entonces el libro tiene estos dos hilos…

TATEL: Sí.

SHAPIRO: …Tu ceguera y el poder judicial – tu experiencia…

TATEL: Sí.

SHAPIRO: …Sobre el poder judicial y sus profundas preocupaciones sobre la Corte Suprema en este momento. Tiene fama de ser un creador de consenso, de alguien que trabaja bien con jueces de diferentes orígenes ideológicos. Por eso me sorprendió la cantidad de pasión y preocupación por el país que se reflejan hoy en sus escritos sobre la Corte Suprema. ¿Cuál es tu crítica?

TATEL: Los tribunales, a diferencia de los otros dos poderes del gobierno, no son elegidos. No son responsables políticamente, pero tienen un enorme poder potencial sobre las otras dos ramas del gobierno. Mi preocupación sobre los tribunales de la última década -especialmente la Corte Suprema- es que son poco fieles a los principios de moderación judicial que, a lo largo de los años, han confinado exitosamente a los tribunales al proceso judicial.

SHAPIRO: Los oyentes podrían pensar que esto es un insulto liberal hacia una mayoría conservadora. Usted cita a un juez con el que trabajó, Tom Griffith, quien fue designado por un presidente republicano, quien lo describe como un juez que, cito, «actuó con claridad, sin partidismo ni ideología». Entonces, ¿su queja es simplemente que Donald Trump consiguió nombrar suficientes jueces para asegurar una supermayoría conservadora?

TATEL: No. Obviamente, me preocupa el resultado de las elecciones, pero muchas de las opiniones que critico critican el proceso mediante el cual el tribunal llegó allí, no el resultado. Por ejemplo, en uno de los grandes casos ambientales, el tribunal podría haber prohibido a la Agencia de Protección Ambiental implementar el Plan de Energía Limpia del presidente Obama simplemente interpretando el estatuto según los estándares normales. No fue necesario inventar una nueva doctrina. Esto también es cierto en los casos de derechos de voto, mientras que esos resultados podrían haberse logrado en la mayoría de los casos por medios mucho más judiciales y menos amenazantes para la separación de poderes.

SHAPIRO: Su esposa, Edie, vino hoy a esta entrevista con usted. Y habéis estado juntos -¿qué? – más de 60 años. ¿Se conocieron en la universidad?

TATEL: Casi 60 años.

SHAPIRO: Casi 60 años.

TATEL: El año que viene se cumplirán 60 años.

SHAPIRO: Vaya. Ella conoce esta historia casi tan bien como tú. Si la llamara desde el otro lado del cristal, lo cual no voy a hacer, pero si la llamara aquí y le dijera: ¿qué está dejando fuera el juez Tatel? ¿Qué le falta o caracteriza erróneamente a su marido? ¿Qué diría ella?

TATEL: (Risas) Bueno, esa es una pregunta realmente interesante. Ya sabes, Ari, Edie y yo escribimos este libro juntos en gran medida. Yo redactaría. Ella reescribiría. Ella trabajaría en ello. ¿Hay cosas que no están en el libro? Absolutamente. Pero creo que ambos estamos de acuerdo en que lo que no está en el libro no debería estar en el libro. Siento que se trata de una empresa conjunta con la que espero que ella esté tan feliz como yo. En el prólogo de este libro digo (y no es una exageración, Ari) que mi vida, y mucho menos este libro, no habría sido posible sin Edie.

SHAPIRO: Hemos estado hablando con el juez retirado David Tatel. Su nuevo libro, «Vision: A Memoir Of Blindness And Justice», ya está disponible. Juez Tatel, gracias a usted, a Edie y a Vixen por venir hoy.

TATEL: Gracias, Ari. Es un placer estar aquí.

(SONIDO SONIDO DE LA MÚSICA)

Copyright © 2024 NPR. Reservados todos los derechos. Visite las páginas de términos de uso y permisos de nuestro sitio web en www.npr.org para obtener más información.

Las transcripciones de NPR las crea un contratista de NPR en una fecha límite urgente. Es posible que este texto no esté en su forma final y pueda ser actualizado o revisado en el futuro. La precisión y la disponibilidad pueden variar. El registro autorizado de la programación de NPR es el registro de audio.

Comentarios

0 Comentarios

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Comentanos